Recientemente se publicó un artículo que hace un análisis de los gastos innecesarios en salud en Estados Unidos, reportando cifras enormes de dinero que se gasta en diferentes estudios que no eran necesarios para el paciente, derivando esto en atención médica más cara, ya que van aumentando los costos para poder pagar todos esos estudios (de compañías aseguradoras, gasto de bolsillo de pacientes y otros medios de obtención de recursos).

El estudio revisó reclamaciones de seguros de 1.3 millones de pacientes en el estado de Washington que recibieron 1 de 47 estudios que fueron considerados como excesivos o innecesarios por un grupo de experto médicos.

Encontraron en un solo año:

  • Más de 600,000 pacientes recibieron tratamientos que no necesitaban, esos tratamientos costaron un estimado de $282 millones de dólares.
  • Más de un tercio del dinero gastado en estos 47 estudios fueron parte de un abordaje innecesario.
  • Tres de cada cuatro estudios de detección de cáncer cérvico uterino fueron realizados en mujeres con resultados previos normales, con un costo de $19 millones de dólares.
  • Alrededor del 85% de los estudios de laboratorio solicitados en preparación de un paciente sano para una cirugía de bajo riesgo fueron considerados innecesarios, con un costo de $86 millones de dólares.
  • Estudios cardiacos innecesarios realizados en pacientes de bajo riesgo costaron $40 millones de dólares.

En este estudio se encontró que casi el 50% del gasto analizado fue gasto innecesario. Muchas veces estos gastos no son considerados ni por el médico ni por el paciente, ya que suelen ser lo que llamamos “gastos hormiga” que al juntarlos amasan una fortuna. Fue estimado por la Academia Nacional de Medicina de Estados Unidos que el gasto anual estimado en gastos innecesarios asciende a $765 billones de dólares anuales, aproximadamente un cuarto del presupuesto anual en salud.

Estos hallazgos solo confirman el hecho de que gastar más en salud al final resulta en el encarecimiento desmedido de los servicios.

El informe concluye con un “llamado a acción” para tener discusiones honestas y abiertas sobre el gasto innecesario en salud, proponiendo que el sistema de salud debe de pasar de pagar por el volumen de servicios realizados, o estudios solicitados, a pagar por el valor de la atención médica.

Les compartimos el enlace al estudio publicado original:

https://www.wacommunitycheckup.org/media/47156/2018-first-do-no-harm.pdf

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone