Durante años la industria médica ha hecho grandes cambios y grandes avances para lograr una atención más segura, más efectiva y más confiable; tomando atención en diferentes dimensiones hacia la atención a pacientes y familiares y otra que se enfoca hacia sus propios colaboradores.

Hoy en día sabemos que es de suma importancia proveer un adecuado ambiente de trabajo y una adecuada cultura laboral para tener colaboradores que trabajen mejor, que cometan menos errores, así como sistematizar procesos para ofrecer una atención mejor y más segura para pacientes y familiares.

Los pilares fundamentales para lograr una atención de calidad, que cumpla las características en mención son  la Cultura y un Sistema de Aprendizaje. Y estos se conforman de diferentes componentes que en conjunto favorecen a una atención segura.

circulo-calidad

**Amarillo: Cultura. Gris: Sistema de Aprendizaje. Café: Ambos.

 

El liderazgo debe de favorecer y dar el ejemplo para el trabajo en equipo, el respeto, la mejora continua y la seguridad psicológica.

La seguridad psicológica se debe basar en crear un medio en donde todas las personas se sientan con la confianza suficiente de hacer preguntas que les surjan, o expresar las preocupaciones que puedan tener.

El hacerse responsable de sus actos tiene que ver con ofrecer un ambiente seguro y respetuoso, sin embargo, que si se hará cada quien responsable por sus acciones u omisiones si son evadiendo un protocolo o saltando un paso que está establecido.

El trabajo en equipo y la comunicación se deben de desarrollar en un medio con entendimiento mutuo, anticipación de las necesidades y de los problemas, y en métodos consensuados para manejar problemas o cualquier situación de conflicto que pueda presentarse.

La negociación debe de favorecer que se llegue a acuerdos genuinos en temas de importancia para el equipo de atención de salud, los pacientes y los familiares.

El aprendizaje continuo debe de darse de forma ininterrumpida, analizando todas las fallas y los aciertos, para poder establecer protocolos cuando sea necesario, o replicarlos en toda la institución si han dado resultados positivos.

La mejoría y la medición va de la mano con el punto anterior, ya que hay que mejorar los procesos y los protocolos, favoreciendo a resultados positivos en los pacientes, usando herramientas de mejoría estandarizadas, y hacer mediciones a lo largo del tiempo.

La falibilidad se refiere a aplicar los mejores tratamientos, basados en evidencia, para los pacientes, así minimizamos la variación entre pacientes, buscando la meta de mantener operaciones libres de fallas en la atención.

La transparencia se refiere a compartir abiertamente datos y demás información que concierna a la atención segura, respetuosa y confiable entre colaboradores, pacientes y familiares.

Con estas características iremos en un muy buen camino para lograr una atención confiable, segura y efectiva.

 

Dr. Bernardo Rea Ruanova**
Administrador de Riesgos Clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

**Medicina general

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone