Les compartimos seis consejos para los líderes de organizaciones de salud, para que puedan liderar una cultura de seguridad, y tener organizaciones más seguras, tanto para los pacientes, como para sus colaboradores:

  1. Establecer una visión convincente de seguridad:

La visión de una organización refleja sus prioridades, y alineada con la misión, establecen una base fuerte para el trabajo de la organización. Al incluir la seguridad de los pacientes y de los colaboradores en la visión de la institución, se demuestra que la seguridad es un valor clave.

  1. Construir confianza, respeto e inclusión:

Establecer confianza, demostrar respeto, y promover la inclusión, además de demostrar estos principios dentro de la institución, con pacientes y con familiares, es esencial para un líder para poder establecer una cultura de seguridad. Para lograr una cultura de seguridad, los líderes se deben asegurar que sus acciones son consistentes en todo momento y en todos los niveles de la organización.

  1. Selecciona, desarrolla y convive con la junta de consejo:

Las juntas de consejo de una organización juegan un papel vital para crear y mantener culturas de seguridad. Es responsabilidad del líder hablar con la junta de consejo, educarlos en seguridad y demostrarles la importancia de hacerlo un tema prioritario. La junta de consejo debe de asegurarse de tener mecanismos fiables de medición para favorecer a la cultura de seguridad y estarlos evaluando con frecuencia.

  1. Priorizar la seguridad en la selección y desarrollo de líderes:

Es importante incluir a personal en general (médico, enfermeras, administrativos, etc.) que estén comprometidos con la seguridad del paciente y de los colaboradores. Esto es importante para cerrar la brecha de cultura de seguridad entre administrativos y operativos. Se debe proveer capacitación continua para incluir al mayor número de personas posibles en las políticas de seguridad.

  1. Lidera y recompensa una cultura justa:

Los líderes deben de tener un entendimiento amplio de lo que significa una cultura justa, y deben de estar comprometidos a promoverla y enseñarla. Los errores humanos son y siempre serán una realidad. En una cultura justa, el enfoque va hacia fallas en el sistema que provocan la presencia de errores. Así, aunque si se hace responsable a los colaboradores que ignoran protocolos y procedimientos, el reporte de errores, y eventos adversos es fomentado. La meta es que todos los colaboradores sientan la seguridad y la confianza de reportar errores, eventos adversos o cualquier falla que detecten en el sistema para poder resolverla.

  1. Establece expectativas de comportamiento organizacional:

Los líderes de mayor jerarquía son responsables de establecer una mentalidad de seguridad en todos los colaboradores, y de moldear esa mentalidad en acciones. Estas actitudes incluyen: transparencia, trabajo en equipo efectivo, comunicación activa, respeto y retroalimentación oportuna, entre otros.

Esto debe de ser un compromiso asumido por toda la institución.

Recuerden que una institución segura inicia desde su liderazgo; guiar con el ejemplo y favorecer el trabajo en equipo son pasos primordiales para llegar a una cultura segura y justa.

 

Dr. Bernardo Rea Ruanova **
Administrador de Riesgos Clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

**Medicina General

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone